Thursday, September 10, 2009

Transcribo el Editorial de Prensa Libre de hoy, me parece excepcional, es una idea que desde hace tiempo concuerdo con ella.   Resalto en rojo lo que me parece más interesante



EDITORIAL

Infame sobreprecio en medicamentos

Los sobreprecios con los que estaba todo listo para que el actual gobierno adquiriera medicamentos, para su uso en los centros de Salud y hospitales nacionales, constituyen el ejemplo más cercano de que continúa rampante la corrupción en las adquisiciones gubernativas, y justifica plenamente las investigaciones realizadas por las entidades de control de los precios de compra.

Robar en el campo de las medicinas es una de las infamias más grandes que pueden realizarse con el contubernio entre funcionarios públicos y proveedores. Pero hacerlo con el subterfugio de adquirirlos con precios absurdamente altos y cien por cien injustificados, se convierte en una vergüenza y además impide la credibilidad de cualquier otro discurso oficial respecto de la transparencia y las supuestas buenas intenciones para que las cosas mejoren en el país, así como para pedir a la población que cumpla con sus obligaciones impositivas.

El sobreprecio en los productos o servicios adquiridos por el Gobierno es una de las formas más comunes de corrupción en muchos países. En Guatemala se aduce generalmente que ese dinero extra se debe a que el Estado se tarda mucho en pagar las deudas, y ese factor tiene indudablemente mucho de verdad, pero no por ello se puede justificar una acción de tal naturaleza, que choca contra la ley y la más mínima decencia en el actuar.

Con los sobreprecios se pagan contribuciones a los gastos electorales, se queda bien con determinados grupos tanto dentro del partido gobernante como fuera de él, y se afianza el concepto del Estado como centro de pillaje para quienes lo manejan.los funcionarios y los proveedores escogidos, que pasan a ser responsables directos de muertes y enfermedades Pero este dinero extra pagado de los impuestos, en casos como el de las medicinas, se convierte en prueba irrefutable de la deshumanización de .

No se puede explicar, por ejemplo, que si un producto fue cotizado a 9 centavos, haya sido adquirido en Q8.50, es decir, 94 veces más caro. Con los Q11.25 millones utilizados se comprarían 1,323.5 millones de tabletas, en vez de los 125 millones que se pudieron haber adquirido. En otro caso, serían adquiridas 760 mil unidades a Q13.95 cada una, en vez de pagar 80 centavos, y con la suma empleada poder comprar 13.25 millones. Llora sangre, realmente.

Ante esas realidades, se justifica la decisión de las empresas que no participan, porque no quieren manchar su nombre ni hacer esfuerzos de ventas que necesariamente son inútiles porque los proveedores ya han sido escogidos de antemano. Aunque no es este el primer gobierno en que ocurre esa corrupción, si no la elimina, se convierte en cómplice.

Queda ahora iniciar de inmediato las investigaciones para descubrir por qué fueron autorizadas esas compras, y además comenzar las acciones necesarias para que sea cambiado el sistema de adquisición o la manera como se deciden las compras. No hacerlo provocará que el Gobierno afiance entre los guatemaltecos la percepción generalizada de que no tiene voluntad de acabar con el asfixiante cáncer de la corrupción.



Original en: http://www.prensalibre.com/pl/2009/septiembre/10/index.html

0 Responses to Editorial de Prensa Libre de hoy, sobre el sobreprecio de las medicinas en Guatemala... y en muchos países de América Latina: