Thursday, January 29, 2009

Labels: ,

¿Qué hago yo en el universo?

La profundización interior es fundamental, porque es la forma de descubrir las causas por las cuales reacciono a veces con pesimismo, con negativismo, con ira… en una palabra: disfuncionalmente.  Puedo elegir justificarme y decir: así soy, puedo elegir cambiar.

Y busco esas causas no porque las desprecio, sino porque sé que en este camino de la vida, es necesario conocernos... ya lo decía Sócrates hace tanto siglos: Una vida no examinada, no vale la pena vivirla...  no quiero entenderlo todo... porque sé que soy limitado... pero si algo hay cierto es que nadie en la vida se libra del sufrimiento y de los problemas, pero aquellas personas que examinan su vida, profundizan en las causas de su comportamiento actual... llegan a tener un cierto sentido de su papel en el universo, y adquieren una visión panorámica que les proporciona el contexto para el entendimiento de como los diversos elementos y dimensiones de su vida se conjugan.

Si tenemos a dos personas, una con un mapa y la otra sin él, seguramente la que tiene una mejor posibilidad de llegar a su destino es aquella que tiene el mapa. 

Cuando sacas tiempo para examinar tu vida, te acercas a tu destino, y comienzas a fijarte objetivos, comienzas a determinar el camino, comienzas a decidir cuánto te tomará, comienzas a  ver claramente si estás en el camino correcto o incorrecto... En otras palabras,  cuando comienzas a conocerte  a ti mismo, comienzas a tomar el control de tu vida.  Tú decides quien quieres ser y comienzas a convertirte en la persona que quieres ser.

2 Responses to ¿Qué hago yo en el universo?:

  1. No recuerdo quién decía que los problemas de esta sociedad provenían de la incapacidad de las personas de sentarse el sofá, a solas, a reflexionar. Y sí recuerdo que Pascal decía que el fundamento de la vida moral es el esfuerzo por aclararnos las ideas, con lo cual estoy de acuerdo.

  1. Anonymous said...

    Interesante reflexión sobre un tema que pocas veces nos detenemos a pensar. Y obviamente la moraleja del mapa es atinado, pero me prgunto ¿y si el mapa es errado?.

    No quiero caer en el pesimismo ni mucho menos, pero ¿cuántas veces no hemos creido -por lo menos yo- en que tenemos el mapa acertado y resulta que no lo es?.

    Felicitaciones Titosan por este blog.

    Ángel V.